2 feb. 2013

La privatización de la Educación Pública en datos. 2001- 2012

Llega a mis manos, una vez más, gracias a Twitter, una información relativa al porcentaje de centros públicos por Comunidades Autónomas en los últimos 10 años. La información proviene del magnífico blog Soy Pública. Una vez visto con asombro (y tristeza) la realidad de sistema educativo público español, no me ha quedado otra que intentar resumir algunas ideas que se pueden entresacar de las diferentes tablas de datos.

Que la Educación Pública, al igual que la Sanidad, está sufriendo un imparable (o no) proceso de privatización y/o concertación con empresas privadas es un hecho más que palpable, que ni los últimos gobiernos centrales del PP- PSOE, ni, por unanimidad, los gobiernos de las diferentes Comunidades Autónomas no han hecho más que fomentar. Como muestra, esta tabla que refleja la evolución de centros públicos desde 2001 a 2012 por Comunidades Autónomas. 

Pinchar en la imagen para aumentar el tamaño

Situémonos en el año 2001: La Escuela Pública suponía un 72,43 % del total de centros educativos en España. El 27, 57% eran centros educativos concertados (o sea, sostenidos con fondos públicos) o privados. Por Comunidades Autónomas, Canarias, Castilla la Mancha, Extremadura y Galicia superaban el 80% de centros públicos. En el lado contrario, Cataluña y la Comunidad de Madrid, no superaban el 65 %.

Estos porcentajes, a lo largo de estos últimos diez años no ha hecho otra cosa que aumentar de manera acusada en la mayoría de las regiones. Y esta progresión, ha tenido un caso, en tanto por ciento, que especialmente me afecta: Andalucía, que en este período ha aumentado en más de un 10% los centros educativos concertados/privados. 

Si bien hay que tener en cuenta que ha aumentado el número de centros públicos, en todas las Comunidades, consecuencia directa del aumento de la población, existen algunas excepciones: en  Canarias, Cantabria y Galicia, son hoy día menos los centros educativos públicos que hace diez años. Esta claro que, las Administraciones Públicas utilizan la fórmula de los conciertos educativos cada vez con más frecuencia. 


Pinchar en la imagen para aumentar el tamaño

Con respecto a la evolución de centros concertados/ privados, en Cantabria,  Castilla León y  Cataluña han disminuido este tipo de centros. Curioso el caso de Cantabria que pierde centros públicos, pero también concertados/ privados en el período de tiempo que estamos viendo.

Pinchar en la imagen para aumentar el tamaño

Volviendo a los datos que muestra la primera tabla, y centrándonos en la situación actual de la Educación, durante el curso 200/12 los mayores porcentajes de centros públicos se dan, en este orden, en las Comunidades Autónomas de Extremadura, Canarias ( más del 80%), Galicia y Asturias (79%), Castilla La Mancha (78%), Castilla León y Navarra (76%) y Murcia (73%). La media nacional se sitúa en el 68,77% , cuatro puntos menos que hace diez años. Paradójicamente, Andalucía, que en el año 2001 era una de las regiones con mayor porcentaje de centros públicos, el curso pasado apenas superaba el 66%, solo superada por la Comunidad Valenciana, Comunidad de Madrid y La Rioja.

Para mí, que sinceramente desconocía todos estos datos pormenorizados, leerlos y compararlos me ha supuesto una profunda decepción.  Defiendo y creo en la Escuela Pública, en la Educación Pública en Andalucía, porque es la que todos hacemos para todas las personas, en la que cualquier persona tiene cabida, que tiene un sistema de acceso (con sus múltiples defectos) lo menos sectario posible, y que por supuesto, como ocurre con la Sanidad, tiene a los mejores profesionales y a los más preparados.

No creo en la escuela concertada. No me gusta. La Educación o es pública y gratuita, o privada, y aquel que la quiera, que la pague. Pero no con mis impuestos. Más aún cuando la gran mayoría de estos conciertos se hacen con instituciones religiosas que poco o nada defienden los valores democráticos propios del siglo XXI. 

Ahora más que nunca, en estos tiempos de crisis económica, crisis de valores y de conciencia, y yo diría que hasta de una profunda decadencia política (o mejor, de partidos políticos), defender los valores igualitarios  y no elitistas de la Educación Pública debe ser el punto de partida de una nueva época. 

Solo hace falta que los responsables directos, y los que tienen la decisión en sus manos, se den cuenta. O se quieran dar cuenta.




Fuentes de los gráficos:
Ministerio de Educación
Soy Pública




Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More